Toxicidad pulmonar

Cansancio

La quimioterapia puede también producir daño a nivel pulmonar, sobretodo si se administra conjuntamente con radioterapia sobre la región torácica. La toxicidad puede ser aguda, cuando aparece en el curso del tratamiento, o tardía, en relación con aparición de fibrosis pulmonar  a los años de haber finalizado la quimioterapia.

Toxicidad aguda

Las manifestaciones más frecuentes son la aparición de tos, disnea (sensación de falta de aire) y febrícula que aparecen inmediatamente a la administración de quimioterapia hasta meses después de haber finalizado.

Este cuadro se engloba dentro de las llamadas Pneumonitis intersticiales inflamatorias, presentando alteraciones radiográficas típicas (infiltrados pulmonares algodonosos). Se caracterizan por su buen pronóstico, resolviéndose con la suspensión del tratamiento y en los casos más persistentes con corticoides.

Toxicidad tardía

Se trata de un proceso denominado Fibrosis Pulmonar, que se caracteriza por la sustitución progresiva de los alveolos (unidad funcionante de los pulmones) por tejido fribrótico, de forma que se impide poco a poco la capacidad del pulmón de intercambiar oxígeno con el torrente circulatorio.

Los síntomas característicos son: dificultad respiratoria (falta de aire) especialmente al hacer ejercicio, tos seca y crónica, debilidad y fatiga, molestias en el pecho, pérdida del apetito, rápida pérdida de peso.

El tratamiento, pasa por una correcta prevención. En las fases agudas los corticoides son eficaces, siendo necesaria una supresión paulatina para evitar los rebrotes. En los casos con fibrosis pulmonar  severa instaurada, el único tratamiento eficaz es el trasplante pulmonar, en los pacientes con neoplasias curadas.

X CURSO GOTEL

Buscar por fecha

Buscar por categoría